HACE 44 AÑOS COMENZABA SU LEYENDA EN LA SELECCIÓN

Días inolvidables si los hay. Y para un jugador de fútbol el debut no se olvida. Y menos si es con la selección de su país. Pero este primer partido con la celeste y blanca fue el comienzo de una gran historia de amor. De la que se acuerda no sólo el protagonista de esta historia sino un país entero.

Diego apenas tenía 16 años, 3 meses y 27 días, había jugado solo 11 partidos con la camiseta de Argentinos Juniors, pero su gran talento le abrió las puertas de la selección mayor.

El entonces entrenador del conjunto nacional, César Luis Menotti, lo sumó a los concentrados para el partido amistoso que se venía contra Hungría. Nombres como Hugo Gatti, Américo Gallego, René Houseman, Leopoldo Luque y Daniel Bertoni, entre otros, conformaban ese equipo de grandes figuras.

Y así fue, como ese domingo, salió a la Bombonera por primera vez con la celeste y blanca. Y, según cuentan, el entrenador le había adelantado que si las cosas iban bien, iba a tener su momento tan esperado. Pelusa, como lo llamaban de chico y con la 19 en su espalda miraba ansioso desde el banco. El partido no tuvo mayores sobresaltos para el conjunto nacional que se fue al entretiempo 4 a 0 arriba en el marcador. Los goles estuvieron a cargo de Bertoni  a los 11´, 18´y 44´ y Luque a los 37´.

Y con el segundo tiempo apenas comenzado, a los 3´ Bertoni fue el encargado de sellar el quinto gol del partido. Así, a los 20´, Menotti miro al banco y llamó a Diego y le dijo: “Haga lo que sabe, esté tranquilo y muévase por toda la cancha”. Y entonces fue ahí, en ese momento, donde comenzó una de las historias de amor más lindas que tuvo y tendrá el futbol. Porque no importa de la generación que seas, si te gusta el fútbol, seguramente buscaste ese momento para mirarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *